22/5/17

El maleficio en trece partes

Las desgracias, enfermedades y calamidades que no tienen explicación médica reciben el nombre de maleficio. Los expertos en demonología y brujería no se ponen de acuerdo en la cantidad de maldades que pueden producir los brujos. De entre los muchos existentes se destacan trece:


  1. Engañando a través del Amor. (ahora se utiliza la palabra amarre)
  2. Inspirando odio mediante las artes mágicas.
  3. Generando impotencia y sequedad sexual. (en tiempos de Paracelso se llamaba atando el nudo de la agujeta)
  4. Provocando todo tipo de enfermedades de desaparición repentina y cura imposible.
  5. Despojando de la vida o de la muerte luego de grandes padecimientos.
  6. Generando la locura o enfermedades mentales.
  7. Dañando mágicamente objetos de uso cotidiano, que al estar averiados podían provocar desgracias en los usuarios.
  8. Generando tormentas, tempestades y mal tiempo tanto en la tierra como en el agua. (pertenece a la magia ilusoria)
  9. Envenenando el aire y volviéndolo enfermizo.
  10. Marchitando las cosechas con orines, pócimas o excrementos del mismo brujo.
  11. Dañando a los animales de compañia y enfermando al ganado (son los primeros en presentar síntomas al ser nuestros familiares mágicos reciben el primer impacto)
  12. Provocando pasiones, dolencias, y tormentos extraños en el cuerpo de terceros, para luego presentarse como los únicos capaces de poder lograr su curación.
  13. Emanando demonios y materializándose a través del verbo, la mirada, la saliva, el semen, el flujo menstrual, orina y excremento. Después estas criaturas tomaban formas y actuaban negativamente trabajando para los nigromantes o brujos malévolos. 
Fuente: Palao Pons, Pedro y Roig, Olga. El Aprendiz de Brujo. Robinbook. Pág 84.
(....) paréntesis explicación mía.

8/4/17

Espíritus Nocturnos

Los espíritus nocturnos se parecen a los duendes malvados y seres de naturaleza vampírica. Algunos saltan a los hombros de los transeúntes que pasean por calles oscuras y solitarias a altas horas de la noche. Estos seres toman a las personas desprevenidas para quitarles el aliento y la energía vital mediante el método del susto. 


Por lo general los encuentros con los espíritus nocturnos tales como los llamados Aufhocker ocurren en lugares relacionados con actividad paranormal tales como cementerios, sitios donde se han encontrado muertos, lugares de juicios y asesinatos. Al principio la persona que pasea por estos lugares siente una presencia que lo mira o que camina detrás del mismo, la ansiedad empieza a apoderarse de la persona hasta alcanzar un punto sobrenatural en el cual el ser maligno le salta a la espalda. Siempre atacan de esta forma, nunca puede verse su aspecto. 

La persona queda paralizada sin poder moverse ni pedir ayuda, no puede girarse sobre sí y siente un gran peso sobre él incluso experimenta mareos e hiperventilación. Solo mediante influencias externas como la presencia de otra persona que pasa cerca del lugar, luces, oídos de campanas inclusive estar cerca de cruces de fronteras o caminos el aufhocker abandona a su víctima. 

Las secuelas que deja este ser nocturno son trastornos mentales severos, enfermedades o la muerte a los pocos días de ocurrido el suceso paranormal con el aufhocker. Recuerda que los seres de este tipo se alimentan de energía vital.

Fuente: Ruland J. Enciclopedia de las Hadas, los Elfos y los Gnomos 
Visitarme en mi face personal Leyendas de los Seres Mágicos encontrarás historias interesantes. 


30/4/16

Tener un duende de sirviente

Dentro de la familia genérica de duendes existen un tipo que se denomina “el ser familiar”, por eso las brujas tienen de mascota un gato, los magos pueden tener un búho, hada, elfo, dragón etc. Se denominan familiares porque sirven a un solo dueño.
Si hablamos de los “duendes familiares” son seres de dudosa moralidad, de apetito insaciable, nerviosismo exacerbado lo que puede ocasionar la riqueza o la ruina a su dueño, sino lo sabe dominar.
Los duendes familiares pueden ser obtenidos por 3 métodos:

1. Invocación (prácticas evocatorias de magia negra)
2. Búsqueda.
3. Creación.


El estudioso del tema el Padre Feijoo decía que había personas que los invocaba mediante prácticas de magia negra y los vendía al mejor postor.

Los hechiceros y alquimistas tenían en la redoma o botella, al estilo del que se encuentra el estudiante Cleofás en la novela del diablo cojuelo. Afirmaba que Paracelso poseía un familiar en el la empuñadura de su espada.

Era popularmente conocido que en la época de Felipe IV de España existían gran cantidad de nobles que poseían sus propios espíritus familiares que les concedían honores y grandeza. Como el famoso Conde Duque de Olivares.

La existencia también estaba extendida por toda Europa ya que el escritor Walter Scott decía que los clanes de Escocia tenían cada uno un espíritu familiar. Las llamadas Banshees muy nombradas en leyendas irlandesas y escocesas.
Torquemada postula que los brujos y magos debieron establecer un pacto genuino previo con demonios superiores que les mandaron de esclavo o de sirviente un duende o diablillo familiar.

El teósofo Roso de Luna es de la opinión de que son seres del bajo astral los que más se aproximan cuando son invocados, el inexperto corre peligro con estas entidades que tienden al engaño y a la ilusión, porque se hacen pasar por dioses protectores y alma de los muertos.

La antropóloga Margaret Murray distinguió entre familiares empleados para la adivinación y familiares empleados en prácticas de magia. Los familiares pueden utilizar de vehículo de posesión a ratas, liebres, sapos, cabras, gatos etc.

La única noche que pueden ser buscados y encontrados es la noche de San Juan o en el solsticio de verano debajo de un helecho.
También se sabe que en el siglo XVI de la existencia de un sirviente creado los llamados homúnculos o el famoso golem. Donde se necesitan diversos ingredientes: creación mental, conjuros mágicos, el ritual de creación material de un golem (sangre, gallo, granos, otras hierbas), la palabra mágica escrita en su frente “emeth” (verdad) y borrar la primera letra al salir de casa para inmovilizarlo. Si no se hace esto, el ser puede destruir tu vida y tu entorno.

Dos cosas no se deben olvidar al tener un duende o golem de sirviente:

1. No olvidar alimentarlo, no se lo puede dejar pasar hambre. Leche y harina.
2. Darle permanentemente tareas domésticas y descanso de un día semanal.
3. Cuando ya no se desee tenerlo, entregarlo al futuro dueño o heredero.

Fuente: https://www.facebook.com/LEYENDAS.DE.LOS.SERES.MAGICOS/posts/1327080257309293:0 

Visitame en Face allí posteo otras temáticas interesantes.


5/3/16

La Leyenda de la Higuera

Los guaraníes siempre vieron que en la higuera habitaba una especie de alma o fantasma que periódicamente producía quejidos. Dicen que florece en Viernes Santo y que da una sola flor muy codiciada como gran payé, especie de amuleto para la suerte.

El criollo hace caso a la leyenda que sobre la higuera cargan los años, los siglos y la fuerza de la tradición. La planta que no pudo calmar el hambre del Nazareno, es objeto de muchas leyendas. A su "mala sombra nada crece; que todo aquel que se cobija bajo sus ramas se ve muy pronto, atacado de lo qué nuestra gente da en llamar el "aire" de la planta y que produce hinchazones en todo el cuerpo, así también como "mal de ojo" o conjuntivitis.

En algunas provincias se asegura que en las entrañas de la higuera tienen su morada legiones de espíritus infernales, y que es propicio refugio para los duendes

En la leyenda cristiana se dice que Judas se colgó de una higuera, esto, unido a su relación con el dios Dionisos, hizo que las leyendas en la Edad Media, lo tachasen de árbol diabólico. Fue el manjar predilecto de Platón, de hecho se le conoce como "la fruta de los filósofos". Entre las supersticiones esta la que dice que quien plante una higuera y no nazca, morirá en ese año. Es una superstición muy extendida, que quien duerma bajo una higuera se pondrá enfermo.

Para evitar maldiciones, espíritus fantasmales, seres indeseados, es necesario "curarla". Para hacerlo, basta un pequeño cuchillo filoso, con el cual se grabará en el tronco de la misma el signo de la cruz, por el que escapará todo mal humor.

"Curada la planta, de maligna que era, vuélvese igual que cualquiera otra. Su sombra tórnase acogedora, su savia se emplea en múltiples manifestaciones de medicina popular, y su corteza sirve para definir uno de los procedimientos más curiosos de este género, conocido por todos con el nombre de la "cura por el rastro de la higuera". Se emplea este método para combatir ciertas anormalidades umbilicales propias del recién nacido, a quien por este motivo se le llama "pupulo"; es decir, de pupo u ombligo grande.

La criatura enferma. se lleva hasta una higuera curada que produzca brevas negras, por un tío o pariente de nombre Juan (20). Ya junto a la planta, el tío toma el piececillo del enfermito y colocándolo en el tronco de la higuera, del lado del sol, con un cuchillo o instrumento filoso, se lo va diseñando en la corteza. Luego se ahueca un tanto el interior del diseño, terminando con ello la operación. Se afirma que, a medida que la herida hecha a la planta se va curando, o más bien secando, el ombligo de la criatura tiende a adquirir su forma normal.

Fuente: "El mito, la leyenda y el hombre - Usos y costumbres del folklore", Félix Molina-Tellez, Editorial Claridad, Primera edición, Buenos Aires 1947.

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128