1/9/10

¿Cómo se ganaron las mujeres la fama de brujas?

La brujería se remonta a una época oscura marcada por los miedos de una sociedad a los designios divinos si se iba en contra de Dios, uno sería severamente castigado. Los campesinos eran personas extremadamente supersticiosas que adjudicaban las malas cosechas a una vecina bruja que miró con desprecio sus campos y que obraba bajo un poder secreto, maléfico y negruzco.
Para las clases más civilizadas la brujería no era solamente una amenaza personal sino que constituía un peligro para la sociedad. La ley consideraba generalmente a los brujos y brujas como antisociales en el pleno sentido de la palabra porque habían renunciado a Dios para servir al Diablo. Siendo la sociedad una copia, aunque muy imperfecta, de la Ciudad de Dios, las actividades maléficas venían a ser ataques contra la sociedad humana con el fin de acabar con ella. Por eso, el deber de los jueces laicos era el de extirpar la secta diabólica. La pena de muerte era el único castigo posible. La Iglesia Católica se hallaba en una situación más complicada aunque para muchos eclesiásticos el problema era fácil de solucionar. Basándose en la Biblia opinaban que la muerte era el castigo apropiado para todos los que se confesaban brujos o brujas. Aunque algunos prelados o inquisidores insistían en el hecho de que la confesión debía ser seguida de una investigación exhaustiva de los casos de brujería.
¿Cómo se ganaron las mujeres la fama de brujas?
Algunas decían que eran brujas para vengarse de sus enemigos, otras sólo querían obtener dinero mediante el chantaje (falsas brujas) eran las que simulaban los casos de posesión.
Acosta dice que la brujería es cosa de mujeres, y no tanto de hombres, ya que en esa época se los asociaba con la ciencia el poder de los magos. Aunque hubo brujos.
La mujer en la Edad Media no gozo de confianza ciega, más bien de recelo de una sociedad patriarcal que pretendía dominarlas. La demonización de la mujeres se sustentó con el libro "Maellus Malificarum" (El martillo de los Brujos) que fue escrito por dos monjes dominicos alemanes, Kramer y Sprenger. El libro relata todos los rituales y pactos con el lado oscuro, y argumentan detalladamente la propensión de la mujer a ser seducida por la brujería. La persecución de brujas se extendió hasta fines del siglo XVII. Obra de puritanos un rama radical del protestantismo, Calvinistas (Suecia) en su mayoría y también hay que incluir a la Iglesia Católica.

La histeria colectiva gracias a la bendita religión que corrompe almas; mandara a más de una a la hoguera, a otras a ser acusadas de herejía e ir a un juicio indigno, otras serán ahorcadas (Salem), otras escaparan y jamás serán encontradas. Y otras reencarnarán para hacer de las suyas.... (Continuará)
PD: No posteo hasta el Lunes 6/08/10 ya que me voy de viaje de estudios a un Congreso. Éste tema resulta interesante ya que a una amiga le hicieron una brujería muy fuerte. En algún momento lo contaré. Está en proceso de sanación de lo vívido.
Fuentes:
ACOSTA, Vladimir. (1993). Eva y María. La mujer en la simbología y en la literatura cristiana medieval. En V.V.A.A. Diosas, musas y mujeres. Caracas: Monte Ávila Latinoamericana.
GIBBS, Jacks. (1965). La Inquisición y el problema de las Brujas en 1526.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128