29/7/11

Animales Feéricos

Se dividen en dos clases principales:
Salvajes: existen por derecho propio; no están sometidos a nadie.
Domesticados: son aquellos criados y utilizados por las hadas.
A veces es difícil distinguirlos, ya que las hadas dejan que sus animales corran libremente. Entre ellos hay perros de caza y caballos pequeños, que en general tienen el poder de cambiar de forma. Son los utilizados por las hadas en sus cabalgatas.
 


Los caballos de los Tuatha de Dannan: son los más conocidos. Los Tuatha, como todos los seres feérico-heroicos, pasan gran parte de su tiempo en cabalgatas. Se decía que los caballos que criaban no podían ser superados en todo el mundo. Según Lady Wilden, eran:


...Veloces como el viento, con el cuello arqueado y el pecho ancho, los ollares temblorosos. Los grandes ojos mostraban que estaban hechos de fuego y de llamas, no de tierra inerte y pesada. Y los Tuatha hacían establos para ellos en las grandes cuevas de las colinas, e iban herrados con plata y tenían bridas de oro. Nunca se permitía que un esclavo montara en ellos. La cabalgata de los caballeros de los Tuatha de Dannan era un espectáculo maravilloso. Ciento cuarenta corceles, cada uno con una joya en la frente como una estrella, y ciento cuarenta jinetes, todos ellos hijos de reyes, con sus mantos verdes ribeteados de oro y sus yelmos dorados en la cabeza, y con las piernas recubiertas de grebas doradas.
El último de estos caballos fue subastado a la muerte de su amo. Lo compró un emisario del gobierno inglés. En cuanto trató de montarlo, el animal se encabritó y lo arrojó al suelo, matándolo en el acto. Luego huyó galopando, se sumergió en el lago y no se lo volvió a ver jamás.
Los Perros Negros Salvajes: se encuentran por todos lados. Su tamaño es como la mitad de un becerro y tienen ojos de fuego. Si alguien les habla o los golpea, tienen el poder de estallar. A menudo son las formas que toma un fantasma.
La Vaca Parda de Kirkham: es de carácter benéfico, ya que vaga por los páramos y deja que la ordeñe todo aquel que quiera. Por muchos que sean los cubos, siempre se llenarán. Pero para que esto ocurra el campesino tiene que ser del agrado de las hadas. Sucedió que una bruja puso un cedazo en vez de un cubo. Ordeñó todo el día pero el cedazo, por supuesto, nunca se llenaba: por la noche, la vaca cayó rendida por el esfuerzo y murió. Porque las brujas pueden engañar a las hadas. Otra leyenda dice que la vaca se fue de Irlanda para siempre porque una mujer avara quiso adueñarse de ella.
El Toro Elfo: es pequeño, comparado con los toros conocidos. Tiene color ratón y orejas recortadas, cuernos y patas cortas. Es largo y flexible de cuerpo, con pelo corto suave y brillante; activo y muy fuerte. Se lo encuentra cerca de las orillas de los ríos. Es un visitante que da buena suerte a cualquier rebaño. Se dice que la cruza con una vaca cualquiera trae becerros que crecen hasta encontrar un gran tamaño, notablemente dóciles, fuertes, trabajadores y semicastrados. En cambio, El Gran Toro de Bagbury era un fantasma feroz.
Los Gatos: eran feéricos de por sí. Pero había uno en particular, el Cait Sidh, al que se describe grande como un perro, negro y con una mancha blanca en el pecho.
Afanc: era un monstruo que habitaba los ríos, algo así como un castor gigante.
Las cabras y los ciervos eran hadas en su propia forma. Y muchas aves, en particular el águila, el cuervo y el búho, tenían fuertes connotaciones feéricas.
Fuente: Viviana Campos El Mágico mundo de los celtas.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128