20/4/12

Dríadas y Hamadríadas

En la mitología griega, las dríadas eran las ninfas de los bosques, protectoras de los árboles sagrados principalmente los robles y encinas. Se considera que cada árbol era habitado y protegido por un hada. Su existencia duraba tanto como el árbol que escogían por hogar. El hada y el árbol podían fundirse en uno solo hasta mimetizarse.
 
Los elementales de los árboles no se alejan mucho de su morada o de su grupo en caso de conocer a un humano. Cada elemental tiene un nombre y se reconocen por los mismos pero los suelen cambiar periódicamente por razones rituales. Los cuales pronunciar su nombre trae todo tipo de consecuencias. Podían bailar alrededor de las encinas y les estaba permitido casarse.
Conocedores de las ciencias naturales, medicina y la astrología. Entran en contacto con los druidas para darle inspiración y consejos. Al ser parte del todo con las plantas tienen el don de curar dolencias físicas humanas, por eso antes de llevarse una baya, hoja, flor o corteza hay que pedir permiso eso me lo enseño mi padre desde chiquita.
La luz de sus moradas provienen de lámparas alumbradas de un fuego perpetuo que no necesita combustible, por eso sus habitáculos están alumbrados constantemente, aunque también en ocasiones uno se confunda y solo sean luciérnagas. Esa luminosidad suele tener a los ojos de los humanos, tonalidades verdosas y azuladas.
Las dríadas podrían sobrevivir al corte de un árbol si se casaban con un humano pero las hamadríades no, viven y mueren con el árbol que custodian.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128