6/4/12

La Mandrágora

Si colocamos a la raíz de está planta homonima en el tag de monstruos es porque la tradición medieval lo ha querido así, ya que posee entre los entes mágicos un poder asombroso para todo tipo de hechizos y conjuros, tanto así que se asemeja a un ser humano. Plinio decía que la mandrágora blanca es el macho y la negra es la hembra.
 
Está raíz bifurcada, suele tener la apariencia de un pequeño cuerpo humano, la que la convierte en un eslabón entre el reino vegetal y el reino animal. También se enlaza entre la realidad y el mito.
Se la considera dotada de gran poder que al ser arrancada o arrojada al fuego prorrumpía en un llanto o chillido espantoso que provocaba la muerte de quien la extrajera de la tierra. Pero sus hojas tienen poderes narcóticos, mágicos y sirven como laxantes.
 El Génesis (XXX, 14) incluye una curiosa referencia a las virtudes generativas de la mandrágora. En el siglo XII, un comentador judío-alemán del Talmud escribe este párrafo: Una especie de cuerda sale de una raíz en el suelo y a la cuerda está atado por el ombligo, como una calabaza, o melón, el animal llamado yadu’a, pero el yadu’a es en todo igual a los hombres: cara, cuerpo, manos y pies. Desarraiga y destruye todas las cosas, hasta donde alcanza la cuerda. Hay que romper la cuerda con una flecha, y entonces muere el animal.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128