8/4/12

Oración a los Gnomos

“Rey invisible que has tomado la
Tierra por sostén, que has abierto
los abismos para henchirlos con tu
omnipotencia:
Tú, cuyo nombre hace temblar las
bóvedas del mundo; tú, que haces
correr los siete metales por las venas
de la tierra; Monarca de las siete
luces, remunerador de los obreros
subterráneos, llévanos al aire
deseable y al reino de la claridad.
Nosotros velamos y trabajamos sin
descanso, buscamos y esperamos por
las doce piedras de la Ciudad Santa,
por los tesoros que están enterrados,
por el clavo de imán que atraviesa el
centro del mundo. Señor: Ten piedad
de los que sufren, ensancha nuestros
pechos, levanta nuestras cabezas;
engrandécenos ¡Oh estabilidad y
movimiento! ¡Oh, día envuelto en la
noche! ¡Oh, oscuridad velada por la
luz! ¡Oh blancura argentina! ¡Oh,
esplendor dorado! ¡Oh, corona de
vivientes v melodiosos diamantes!
Tú, que llevas el cielo en tu dedo
como una sortija de zafiro; tú, que
escondes bajo tierra, en el reino de
la pedrería, la simiente maravillosa
de las estrellas, vive, reina y sé
eterno dispensador de las riquezas,
de las que nos has hecho guardianes.
                                                                ¡Ayúdanos! Amén.”
Publicar un comentario en la entrada

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128