28/5/12

Relaciones élficas con los extranjeros

Los Elfos tienen poco amor por los seres fuera de su estirpe. Dentro de un clan dado, todos los elfos son reservados, pero observan a los extranjeros, incluso otros elfos, como contrarios viables. Los extranjeros pueden ser aceptados e incluso hasta ser amigos; pero las tomas de compañerismo se miden a través del tiempo y se asocian a menudo con pruebas de honestidad y de abnegación.
Si quieres, puedes ser amigo de los elfos, y si los elfos lo aceptan, a su vez serás su amigo, entonces pudiste hacerte de una compañía merecedora, el elfo debe primero confeccionar una serie de pruebas; que midan la amistad y que permitan que el posible amigo pruebe que su afecto será más fuerte que el fallecimiento. Un elfo podría dejar un objeto valioso en la parte exterior de la ciudad, en el descampado para haceros la prueba. Si el posible amigo procurará robarla. Los elfos no se mostraran sagaces, en espera que el posible amigo que esté a punto de ser tanteado se desplome, porque derrotaría la intención buscada.
Las pruebas de la lealtad implican a menudo situaciones comprometidas, antes de que un elfo acepte a un extranjero como amigo de confianza. Una vez que el extranjero ha ganado la amistad de los elfos, será por siempre tratado como amigo; el elfo ahora lo mira como compañero, como miembro del clan y lo trata en consecuencia como tal.
Si esta confianza se traiciona, se va para siempre. En los Elfos el impulso por el desquite es tradicional. Dwarven el sabio pronunció que el único ser en Athas que podía superar la magnitud de un desagravio de un enano es un elfo.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128