21/12/12

Destino, fatum y Moiras

Es el encadenamiento de sucesos fortuitos pero necesarios. En la Antigua Grecia formaban parte de un panteón de dioses. Se los representaba bajo tres formas: Cloto, Atropos y Lakesis, que hilaban y cortaban el ciclo de la vida. Los griegos las llamaban Moiras y los romanos Parcas.


Ejecutaban su voluntad. Existía otra representación del destino en la Antigua Grecia llamada Tyche que hacía referencia al destino imprevisto. También a las hadas se las llama destino (fatum) son espíritus de la naturaleza que pueden resultar peligrosas como cuando secuestran niños y sorprendentes cuando ayudan a ciertas personas.
 
Poseen vastos conocimientos esotéricos que se los proporcionan a los magos, así también una vez al año se convierten en un animal de su agrado. Obedecen a la Reina de las hadas, la cual los cabalistas la asocian a los Silfos. Para los esotéricos las hadas simbolizan los poderes supranormales del alma humana.
 
En un sentido tradicional son hilanderas o lavanderas por eso se las asocia con el destino. A su vez tienen conexiones poderosas con las sirenas.
 
"Nada existe por azar al igual que de la nada, nada sale. Todo tiene una causalidad, y si tiene una causa estaba predestinado a que sucediera desde el momento en que la causalidad se manifesto".
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128