13/9/13

Cazadores de hombres-lobo

 
Los licántropos son mitad humanos y mitad animales, y algunos no necesitan activadores externos como la luna llena, existen de dos especies:
Los legítimos que viven unidos a su parte animal.
Los infectados en el cual experimentan una metamorfosis que se ve afectada por circunstancias externas como ser mordido por un licántropo.

RECORDAR
 
Las heridas infringidas por x simpatía: son cuando reciben una herida en su forma animal y cuando recupera la forma humana la herida persiste.
Para curarse: beber agua o acónito, ungüentos a base de hierbas, de última recibir ayuda celestial a manos de un sacerdote o chaman.
Y para convertirse en lobo: hay que cubrirse con la piel del animal y recitar ciertos conjuros mágicos. Recitar el padre nuestro al revés, ser maldecido x el padre o una bruja, ser el 7° hijo varón, beber sangre de lobo muerto, nacer el 24 de diciembre, tener relaciones con un hombre o mujer lobo.


Aunque muchos lican cazan de manera individual a los seres humanos, obviamente para defenderse o alimentarse, no se descarta el método de cazar en manada bajo las órdenes de un líder o encantador de lobos llamado “Padre Lobo”. Que es una persona que tiene el poder de hacer y deshacer en la manada de lobos y estos de obedecer. Puede ordenarle no atacar humanos y rebaños o de hacerlo por agravios a su persona, como en la antigüedad sino le pagan por un servicio, se vengaba enviándoles  un lobo.
Durante las cacerías de licántropos la faena está perfectamente distribuida, en el que la resistencia prima sobre la potencia. Por esta razón la táctica de caza consiste en agotar a la presa, persiguiéndola hasta que su captura se hace posible, y si está huye con la marca se transformará pronto en un hombre o mujer lobo.
Los cazadores de hombres-lobos deben ser sigilosos, pacientes, esperar el momento propicio para atrapar un lican. No hay que olvidar que detrás de la fachada del animal se encuentra un ser humano que aún goza de alma, por lo cual ser precavidos será la estrategia. Habrá de consultarse a un experto para derribar mitos acerca de los hábitos nocturnos de estos seres.
En la antigüedad lo que se usaba para acabar con el maleficio que se cernía sobre la persona afectada por el maleficio se desollaba al hombre-lobo quitándole toda la piel q lo cubre, otra era hacerles un tajo en el tobillo izquierdo con lo cual la sangre infectada “fada” sale del cuerpo, o a la antigua utilizar una bala de plata o utilizar un cuchillo de plata, en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Por último ser bendecidos por un sacerdote.
Si ahora alguien quisiera cazar un licántropo lo que debería hacer es cazarlo cuando se halle en su forma humana, ya que no tendrá poderes especiales, la visión nocturna, el olfato hiperdesarrollado y la fuerza para escapar de un acorralamiento. Hay que atarlos para que no dañen a nadie y proceder a una cura por medio de encantamientos o ayuda celestial llevada a cabo por “los creyentes”.
El peligro de cazar un licántropo reside en el hecho de que si no se es un especialista en la materia el inexperto cae en su trampa, muere herido o vive infectado, con lo cual el ciclo se reanudaría para perseguir al nuevo hombre-lobo.
 
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128