29/1/14

Leyendas Vampiricas

Los vampiros de la vida real se destacan a lo largo de la historia. Algunos muestran desquicios de sadismo, crueldad y maldad para llenar su vacío con sangre, alimentada por un desequilibrio psíquico o por una perversa superstición del poder inmortal que le otorga beber sangre de inocentes.
 
En la Edad Media los casos de vampirismo les eran asignados a nobles y poderosos señores que tenían los medios para cometer los delitos de la sangre. Tanto así que a un príncipe ruso se retrotrae el nombre de upir en el cual se produce en el norte de Europa una plaga real o imaginaria de casos de vampirismo.
 


En el siglo XVI se impone Drácula y en el XVII adquiere una fama desmesurada la Condesa Sangrienta Elizabeth Bathory, apareciendo en simultáneo el libro sobre vampirismo de Leo Allatius, predecesor de John Zopfius, que fue la fuente de información para la novela Drácula de Bram Stoker.
 
Llego a tal punto la creencia en vampiros que el Papa Benito XIV debe enviar al Clero una reconvención para profundizar la lucha cristiana contra los vampiros.
 
En el siglo XIX la Opera de Milán se hace eco de estas historias y se escriben composiciones en honor a los vampiros, lo mismo ocurre con la literatura ya que Byron, Keats, Polidori y Rudyard Kipling, Nodier y Alejandro Dumas hacen lo propio con las letras.
 
Pero la culminación literaria se da en 1897 con la publicación de Drácula de Bram Stoker, origen de dos clásicos, uno del cine alemán. el Nosferatu de Murnau y otro del cine estadounidense, el Drácula de Bela Lugosi.
Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128