6/11/15

Las Colinas Huecas

El hogar tradicional de las hadas son las antiguas obras de tierra, como las fortalezas y los túmulos. La palabra "hada" en gaélico, es Shide (Shee) que quiere decir gente de las colinas. Por las noches las colinas de las hadas aparecen encendidas, con miles de lucecitas centelleantes. Hay veces en que estas luces brillantes de hadas avanzan en procesión hacia los cerros. 

Después del día de todos los santos no se recomienda a los transeúntes casuales que invadan estos cerros de las hadas, ni ningún otro hábitat suyo. Si las hadas parecen reacias a salir de su colina, puede descubrirse la entrada dando nueve vueltas en torno al cerro, en fase de luna llena. Quienes no tengan realmente interés o valentía en penetrar en la morada de las hadas, si pegan el oído al suelo escucharan los ruidos de las algazaras. 

Además de emplearlas como hogar, las colinas huecas son escondites para guardar oro, y también funcionan como camposantos. Las hadas se afanan por guardar sus tesoros. A los buscadores de oro u excavadores se les advierte de no proseguir con sus deseos ya que escucharan voces maléficas, terribles tormentas o accidentes fatales. Desoir advertencias trae consecuencias nefastas, incluso la muerte. El Reverendo F. Warne relata en un "Acta" publicada en 1854 que algunos hombres avidos de encontrar oro en una colina donde se encontraba el castillo de Neroche, en Somerset, violaron la intimidad del cerro misterioso, sin que hubiesen hallado ni una sola moneda huyeron despavoridos aquejados de un espantoso pánico huyendo del lugar y pagando uno a uno a lo largo de sus días con su vida. 

Las Brujas visitan con frecuencia las colinas de las hadas: esta es una de las acusaciones lanzadas en el siglo XVII  contra una mujer acusada de ser bruja, Isobel Sowdie confeso en 1622 que tuvo contacto con la Reina de las Hadas y que le ofreció carne de la era incapaz de comerse. 

Las casas construidas cerca del habitat de la gente menuda sufre trastornos. Hay casas en Irlanda construida sobre una senda mágica que es un camino que te transporta al otro lado. Estas casas por las noches sufren todo tipo de ruidos, malestares, se mueven los objetos y parece que fuese a derrumbarse. Otras personas optan por abrir las puertas de entrada y la de la parte trasera para darle paso a la procesión de las hadas. 

Las invitaciones hechas para visitar la colina de un hada hay que recibirlas con gran precaución y rechazar todos los ofrecimientos de bebidas o comidas ya que ello obligaría al humano a ser esclavo perpetuo de las faeries. Un simple bocado te dejará sin escapatoria.


Publicar un comentario

ISBN

IBSN: Internet Blog Serial Number 10-292-3-3128